¿Cómo funciona VALORA?

Una Comunidad de Práctica es un grupo de profesionales que, habiendo detectado problemas comunes en el ejercicio de sus funciones, se articula para buscar un solución y ofrecerla a la organización.

Cuando en las administraciones se crean condiciones para producir conversaciones con sentido, desde la confianza y el cuidado mutuo, cuando se permite a las personas conectar con su experiencia, con los conocimientos generados por sus prácticas, cuando se elaboran pequeños productos de conocimiento útiles  que ordenan ese saber y lo pone en valor haciéndolo visible, se generan en las organizaciones habilidades y valores que forman parte de una sabiduría colectiva y los grupos de forma natural toman la iniciativa para producir cambios. (José Ignacio Artillo. IAAP)

Una comunidad que se caracteriza por...

01. Enfocar un tema concreto
02. Suscitar un interés compartido
03. Perseguir un avance práctico
04. Colaborar como única forma de responder a los desafíos complejos

Es un equipo que...

  • Busca la emergencia del conocimiento. Hay grandes nichos de conocimiento en los centros de trabajo. Quienes sabemos de un tema somos quienes lo trabajamos y con frecuencia no somos conscientes de ello.
  • Quiere romper el aislamiento profesional
  • Trabaja de manera horizontal, lejos de estructuras jerárquicas
  • Se constituye de abajo a arriba: no parte de la organización sino de sus componentes

Una vez conformada la comunidad integrada por profesionales de múltiples ámbitos geográficos a los que se fue contactando “nudo a nudo”, llegó el momento de celebrar nuestro “momento  cero”. Entre la génesis de la idea y el inicio del proyecto colaborativo es necesario abrir un momento y dedicar un tiempo a que las personas analicen y debatan conjuntamente sobre la naturaleza del trabajo que van a emprender y las exigencias que requerirá de cada una de ellas.

En el proceso se comparten itinerarios, relatos, saberes, para construir marcos comunes de  interpretación y de actuación en relación a la práctica. En tiempos de conocimiento líquido, distribuido, desterritorializado, diseminado, es muy interesante el paso que se está dando dentro de las organizaciones”.

Manel Muntada

El momento cero de VALORA se produjo en mayo de 2021, mediante ZOOM, la plataforma puesta a disposición de la comunidad por la Asociación de Archiveros de Andalucía para servir de canal de comunicación a los integrantes del proyecto.

Se celebraron tres sesiones dirigidas por Manel Muntada, experto en gestión del conocimiento, desarollo y cambio organizativo, para:

  • Reflexionar sobre las condiciones que se deben de dar en el equipo de trabajo para el logro de los objetivos
  • Tomar conciencia de la importancia del trabajo colaborativo
  • Establecer un calendario de hitos a cumplir
  • Determinar el grado de compromiso
  • A la Comunidad Archivística
  • A las comisiones calificadoras y órganos de valoración, para la toma de decisiones
  • A la implantación de la Administración Electrónica, con la cumplimentación de los metadatos relativos a la calificación
  • A la delimitación del Patrimonio Documental
  • Al ahorro de tiempo y dinero en las organizaciones
  • A la normalización

Cómo trabajamos

Al frente de cada línea hay una persona dinamizadora elegida por el grupo encargada de promover la participación, el entendimiento y las relaciones compartidas con el objetivo de apoyar el trabajo de los demás y conseguir que saquen lo mejor de sí mismos.

Cada línea se autoorganiza y trabaja como han decidido sus integrantes:

  1. Mediante reuniones periódicas o puntuales
  2. Mediante grupos de trabajo sobre temas específicos de cada línea
  3. Dividiendo el trabajo o afrontándolo en conjunto
  4. Interactuando con otras líneas