Nuestra compañera Isabel Medrano galardonada con el Premio “Olga Gallego” de Investigación en Archivos

La Fundación Olga Gallego, creada en 2014, tiene como fin promover y defender la utilidad de los archivos en la sociedad. Olga Gallego Domínguez (1923-2010) fue una gran archivera, docente e historiadora orensana que se dedicó al desarrollo de la teoría y práctica archivísticas. Fue miembro de la Real Academia de la Historia, y además en el año 1986 se convirtió en la primera mujer aceptada en la Real Academia Gallega. Perteneció además al Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos, y llegó a ser directora del Archivo Histórico Provincial y del Archivo de la Delegación de Hacienda de Ourense. Además, a lo largo de su vida recibió diversos premios entre los que destacan: Lazo de la Orden de Alfonso X el Sabio, Medalla de Playa de Galicia y Medalla de ANABAD. También contribuyó con sus numerosas publicaciones a fortalecer la presencia de la teoría archivística en Galicia.

Esta fundación, declarada por la Xunta de Galicia de interés cultural gallego, está presidida por Pilar Gallego Domínguez, hermana de Olga Gallego. Aunque se trata de una institución coruñesa, tiene unas características muy especiales ya que no ocupa un espacio físico propio, sino que se trata de una iniciativa virtual que pretende llevar a cabo su actividad a través de las nuevas tecnologías. Además, recibe el apoyo de un gran número de profesionales del ámbito de la información y de conocidos de la archivera, que aportan recursos y ayudas. La institución cuenta, entre sus actividades, con la celebración de unas jornadas anuales sobre Archivos y la convocatoria del Premio Olga Gallego de Investigación en Archivos, dotado con 2.000 euros y su publicación en la web de la Fundación.

El jurado de la segunda edición del Premio Olga Gallego de Investigación en Archivos, integrado por:
– Ana Margarida Dias da Silva, ganadora de la edición anterior
– Dolores Carnicer Arribas. Archivo General de Castilla y León
– Beatriz Franco Espiño. Subdirección General de los Archivos Estatales. Sª de Estado de Cultura
– Vicent Giménez Chornet. Universitat Politècnica de València
– Luis Hernández Olivera. Universidad de Salamanca
acordó por unanimidad conceder el premio al trabajo titulado: “Publicación de datos abiertos a partir de documentos administrativos: un paso hacia la transparencia. El caso de los expedientes de contratación en el área de transporte”, del que es autora Isabel Medrano, por la calidad de la investigación y por la relevancia y actualidad del tema abordado.

Asimismo, acuerda otorgar una mención especial al trabajo “O Arquivo Gama Lobo Salema: arqueología e representações arquivísticas” por su reflexión sobre la importancia de la historia de los archivos y del papel de los archiveros en la construcción de las representaciones y en la interpretación de la historia, presentado por Rita Nóvoa.

Nos congratulamos de que una archivera andaluza, además de miembro de nuestra Asociación y vocal de su Junta Directiva, haya recibido tan importante galardón. Es una muestra de que la archivística andaluza (y los archiveros andaluces), siguen teniendo mucho que decir en nuestro ámbito profesional. La premiada desea compartir el galardón con todos nosotros, y así lo hacemos, haciéndonos eco de sus palabras de agradecimiento:

MAESTRAS DE PENSAMIENTO Y SENTIMIENTO

“Era su vida pensar y sentir y hacer pensar y sentir”
Miguel de Unamuno

Todo comenzó en una jornada profesional en Madrid (2010), en la que tuve la suerte de conocer a la ilustre archivera Vicenta Cortés. Su presencia y palabra me resultaron cautivadoras y a los pocos minutos de iniciar la conversación, de forma enérgica, me instó a realizar el doctorado. Sentí la autoridad que era capaz de irradiar una mujer sabia, que con extremada decisión me indicaba mi cometido. No sé muy bien si lo pensé y lo decidí, o fue al contrario. Y así inicié mis estudios de posgrado, motivada por el deseo de intentar ser una archivera útil en el siglo XXI.

En la Universidad Carlos III de Madrid traté con dos grandes profesoras, que finalmente serían mis tutoras del Trabajo Fin de Máster. Con Eva Méndez tuve la magnífica experiencia de sentir un grado de interacción en el proceso de aprendizaje en línea que nunca había conocido en la enseñanza presencial. Su viveza de ingenio y capacidad de conectividad sin duda sacaron lo mejor de mí. Y Gema Bueno siempre rigurosa, perseverante, demostrando su alto compromiso con los alumnos. Ella creyó en mí y me dio la oportunidad, tras terminar mis estudios, de ser profesora de un máster de gestión de documentos y archivos, culminando así mi ciclo de aprendizaje con la prueba más exigente y gratificante.

Y en todo el proceso, mi querida maestra Antonia Heredia, aportando siempre claridad y profundidad con sus enseñanzas. Fue ella quien me animó a participar en la convocatoria del Premio Olga Gallego de investigación en Archivos.

Las cuatro son mis maestras de pensamiento y sentimiento y a las cuatro les pertenece la satisfacción de este premio. A mí me queda trabajar con honestidad e ilusión y seguir estudiando para ser merecedora cada día de este premio.

Como archivera, el hecho de recibir un premio denominado “Olga Gallego” el 8 de marzo, día de la mujer, es un gran honor lleno de significados. Una gran maestra para todos los profesionales de los archivos, que seguro estará orgullosa de las personas que hacen posible la intensa actividad de la Fundación que lleva su nombre.

Isabel Medrano Corrales
Marzo, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*