La superior dirección de archivos municipales y de diputaciones reservada a los secretarios de Administración Local

La Asociación de Archiveros de Andalucía se suma a ANABAD en la defensa de las funciones y competencias de los archiveros frente al proyecto 1812/2015 de Real Decreto por el que se regula el régimen jurídico de los funcionarios de administración local con habilitación de carácter nacional.

El Real Decreto contemplará entre las atribuciones de la función pública de Secretaría, reservada a la escala de funcionarios de Administración Local con habilitación de carácter nacional, “la superior dirección de los archivos y registros de la entidad” (capítulo 1, artº. 3, apdo. 1, letra l)

Y más adelante, entre las de la función de contabilidad, “organizar un adecuado sistema de archivo y conservación de toda la documentación e información contable que permita poner a disposición de los órganos de control documentos, cuentas o registros de información contable por ellos solicitados en los plazos requeridos” (capítulo 1, artº. 4, apdo.2, letra c).

Aunque en ningún lugar de la Ley 7/1985, Reguladora de las Bases del Régimen Local, se hace mención alguna al archivo municipal, sorprendentemente, en este borrador de real decreto, redactado a su amparo, sí se establece, y con total claridad, a quien corresponde su superior dirección.

El texto ignora totalmente las competencias de archiveros municipales o de diputaciones, y presupone en otro colectivo conocimientos y capacidades profesionales altamente especializadas que nunca se le requirió para el acceso a sus plazas y puestos de trabajo.

Y esto cuando las políticas de transparencia y de buen gobierno, la administración electrónica, o el archivo electrónico nos exigen por el contrario, en todas las administraciones y entidades públicas, formas de trabajo especializado, transversal y cooperativo, sin desalojar a nadie de su lugar, ni querer ocupar el lugar que no nos corresponde.

La dirección y gestión del Archivo corresponde al personal archivero, indistintamente de si se trata de documentos en soporte convencional o electrónicos, con un rango adecuado a su cualificación y responsabilidades, que no precisa del superior auspicio del habilitado nacional.

Aquí el enlace a declaración de ANABAD

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*